TAL

Parece que “tal”, tres mínimos sonidos, va a ser lo máximo que Rajoy sea capaz de declarar en torno a la entrada en prisión de Bárcenas y sus derivaciones, incluyendo, por supuesto, los sobresueldos. Esa palabra y un arqueo de cejas fue todo lo que la periodista que formuló la pregunta pudo arrancarle. Todo un ejemplo de laconismo, para más adelante dejar caer que se debe hablar de lo importante, que, una vez más, será lo que la troika nos pregunte en esos sádicos exámenes que ya nos tienen turulatos y medio noqueados.

“La segunda ya tal”, soltó, porque la periodista coló la pregunta –compuesta de un modo poco agresivo, además, pues pretendía nada más saber si el ingreso de Bárcenas en Soto del Real le parecía al señor presidente una noticia positiva para los españoles- tras otra de respuesta obvia acerca de si Rajoy mantendría su apoyo al Ministro de Educación Wert a pesar de todas las polémicas suscitadas por sus recientes boberías.

Claro que los destinatarios de esa pregunta deberíamos ser, naturalmente, todos los españoles y supongo que sí, que no nos hace ni puta gracia que pasen esas cosas, pero la mayoría la consideramos una buena noticia. A Rajoy quizá tendría que haberle preguntado si a él en particular, al Gobierno que preside y al partido que lidera les parece una MALA noticia. Seguramente la respuesta habría sido la misma, igual de escueta e indeterminada, pero el “tal” no significaría lo mismo y acaso el arqueo de cejas habría sido más pronunciado.

Porque, vamos a ver, ese “tal” precedido del adverbio de tiempo “ya” tal vez pretenda dar a entender que, bueno, la justicia sigue su curso, que la maquinaria funciona y que eso YA contesta al requerimiento, ¿no?, qué más quiere que le diga: el pueblo español puede estar tranquilo y YA veremos cómo avanzan los acontecimientos. Esto en el caso de la pregunta que realmente se formuló.

En cambio, si la pregunta no abarcase a todos los españoles, sino solo a aquellos más directa y delictivamente implicados y se les pidiera aclarar si la noticia les parece mala, el “ya + tal” no cabría ser interpretado como una torpe manera de expresar una presuposición compartida y quedaría claro que al señor presidente de un Estado democrático YA no le sale de los cojones dar ninguna explicación sobre los tejemanejes del que fuera tesorero de su partido ni sobre los turbios métodos de financiación del mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s